MI EMBARAZO Y PARTO ( III Parte)

Para finalizar con esta serie quiero contarles, que ya han pasado 6 meses desde que Luciano nació, yo sabia que lo lograria, pero para mi es inevitable no comparar los escenario del nacimiento de Leandro con el de Luciano, y vaya que encuentro muchas diferencias.

Hace cuatro años, nació Leandro, me hicieron cesárea un domingo por la mañana, mi mamá estuvo conmigo durante la cuarentena, me ayudaba desde bañar al bebé, cocinar mi estricta dieta, lavar la ropa hasta todooo, primero porque ella lo hacía con mucho gusto y segundo porque yo solo debía estar con el bebé y no moverme; la cesarea te deja fuera de muchas actividades básicas del hogar, además mi esposo puedo estar conmigo un mes entero, él podía faltar a su trabajo pues era su propia compañía.

Leandro como todo bebé, comía de noche y dormía de día así que estar trasnochados era normal, tuve mucha ayuda, hasta mis tías pasaban por mi casa a ayudarme en cualquier cosas, situación muy diferente con el nacimiento de Luciano, solo estábamos Leandro, mi esposo y yo.

A los tres meses del nacimiento de Leandro empecé a trabajar iba a unos días a la semana a la oficina y luego entre los 6 meses empecé full time, el se quedo con mi mamá quien lo cuidaba más que yo y eso lo escribo sin la mínima exageración, mi mama lo enseñó a bajarse de la cama sin golpearse, a jugar sobre los muebles y a sacar todos los peroles (envases, ollas, tapas etc) que él quisiera, cosa con la que todavía batallamos.

Volviendo a la comparación, cuando nos dieron de alta del hospital, al segundo dia de nacer Luciano, llegue a la casa hacer almuerzo, hice una pasta, yummy yummy, todos teníamos hambre, luego ordene la ropa y los juguetes, mi esposo armó el corral del bebé para acostarlo, metí ropa a lavar y luego de almorzar tome un baño, nada de eso lo hubiera podido hacer con una cesárea, mi esposo empezó a trabajar a los días y en horario nocturno así que los trasnochos me tocaba sola. Unas noches se dormía primero Leandro otras Luciano, era como por turnos, yo limpiaba, cocinaba, lavaba y cuidaba a los dos niños todo el dia.

Si, estaba agotada, muy agotada y muchas veces sentí que no podía, que era mucho para mi que queria descansar, miraba a mi alrededor y solo veía dos pequeños que dependían de mí, bueno todavia los veo igual, además tenía que transmitir esa paz y esa fuerza a mi esposo para que él no se angustiara, el punto es que no habia tiempo para quejas era salir adelante o salir adelante

y así han pasado 6 meses, Leandro va a la escuela lo que con buena organización me permite tener un tiempo extra para escribir y soñar con mis proyectos, Luciano duerme de dia, y de noche hay unas muy buenas que pasa de largo hay otras en la que quiere dormir comiendo pegado a su tetica, yo no trabajo fuera de casa, sigo cumplimendo mis labores del hogar, pero eso no me impide ser productiva, además que me celebro, me celebro cada mes al estar aquí con ellos, al pasar cada noche con fiebre, al no dormir e igual levantarme temprano para seguir la rutina, me celebro en cada risa de luciano y de Leandro, sobre todo me celebro en verlos sanos y en un país de muchas oportunidades.

Aún queda mucho camino por delante, se que tengo la fuerza y unas hermosas sonrisas que me acompañen para seguir, y a no sentirme sola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .